Atlas y Calendario de Fiestas del Patrimonio Cultural de Panamá

Bandera InglesaEnglish

Inscríbete como Visitante Frecuente

La Junta de Cortar Arroz


[Desde horas tempranas las

Desde horas tempranas las "convidados" a la junta se apersonan a realizar el trabajo.


[Cuchilla para cortar arroz. Para cortar el arroz, se toma la espiga entre los dedos y la palma de la mano, y se corta con la cuchilla por el tallo, con un movimiento leve de la mano.]

Cuchilla para cortar arroz. Para cortar el arroz, se toma la espiga entre los dedos y la palma de la mano, y se corta con la cuchilla por el tallo, con un movimiento leve de la mano.


[Aquí podemos ver en detalle una cuchilla de cortar arroz, de las antiguas.]

Aquí podemos ver en detalle una cuchilla de cortar arroz, de las antiguas.


[Se va cortando el arroz, el cual generalmente tiene la mata de forma vertical, pero en ocasiones por exceso de lluvia o viento, la mata se encuentra inclinada, casi en el suelo.]

Se va cortando el arroz, el cual generalmente tiene la mata de forma vertical, pero en ocasiones por exceso de lluvia o viento, la mata se encuentra inclinada, casi en el suelo.


[Se van amontonando las espigas cortadas formando

Se van amontonando las espigas cortadas formando "mechones". Se juntan varios mechones se amarran con una liga, y se conforma la "manotá de arroz".


[Tiras de caucho utilizadas para amarrar las manotadas de arroz. Tienen la ventaja de que al secar el arroz, el caucho va apretando y así la manotada no se deshace.]

Tiras de caucho utilizadas para amarrar las manotadas de arroz. Tienen la ventaja de que al secar el arroz, el caucho va apretando y así la manotada no se deshace.


[La esquina desde donde se distribuía el agua y las bebidas a los participantes de la junta.]

La esquina desde donde se distribuía el agua y las bebidas a los participantes de la junta.


[Se corta paja de arroz (tallos de la planta) para conformar una

Se corta paja de arroz (tallos de la planta) para conformar una "cama" que ayudará a evitar que el arroz almacenado esté en contacto con el mismo suelo.


[Se procede entonces a la confección del

Se procede entonces a la confección del "comején" o "colmena" de arroz, que se hace para que el arroz vaya perdiendo la humedad contenida ("se sude").


[Durante la faena, es común que algunos trabajadores canten décimas para manifestar su alegría y darle ánimos a los demás.]

Durante la faena, es común que algunos trabajadores canten décimas para manifestar su alegría y darle ánimos a los demás.


[Colmena de arroz terminada. Se deja el arroz amontonado así durante un tiempo hasta que se estime que haya perdido la humedad. Se confecciona en el mismo arrozal si se prevé que hará tiempo soleado, pero cuando se duda de si lloverá, se hace bajo techo.]

Colmena de arroz terminada. Se deja el arroz amontonado así durante un tiempo hasta que se estime que haya perdido la humedad. Se confecciona en el mismo arrozal si se prevé que hará tiempo soleado, pero cuando se duda de si lloverá, se hace bajo techo.


[Mientras los hombres y niños están cortando arroz, en la cocina las mujeres se encargan de la sopa de res, el arroz blanco, la chicha y el café, que generalmente se ofrece como brindis a los asistentes a la junta.]

Mientras los hombres y niños están cortando arroz, en la cocina las mujeres se encargan de la sopa de res, el arroz blanco, la chicha y el café, que generalmente se ofrece como brindis a los asistentes a la junta.


[Aquí vemos una pailá de arroz, tapada con hojas de tallo.]

Aquí vemos una pailá de arroz, tapada con hojas de tallo.


[Jooo, tremenda paila de sopa de res compa, y se ve que tiene que estar buena.]

Jooo, tremenda paila de sopa de res compa, y se ve que tiene que estar buena.


[Afanosamente, se sirven y reparten los alimentos a los presentes.]

Afanosamente, se sirven y reparten los alimentos a los presentes.


[Después de una ardua labor, grandes y chicos disfrutan de un merecido brindis.]

Después de una ardua labor, grandes y chicos disfrutan de un merecido brindis.


Por:

Compa Wayo
2005-11-29

La definición que nos da uno de los sitios de diccionarios online sobre la palabra Junta es la siguiente: Reunión de personas pertenecientes a una sociedad o institución o a algún otro tipo de comunidad para tratar un asunto que les afecta o interesa en cuanto miembros de la colectividad.

Ese mismo concepto lo han tenido muy claro nuestros campesinos desde tiempos de antaño. No es extraño pues que se "convidara" a la comunidad y familiares y a amigos de comunidades cercanas a participar en una junta de socuela, de embarra o de cortar arroz. Porque en ese tipo de asociación comunitaria, donde encontraba (y encuentra hoy día todavía) nuestra gente del campo, el medio para poder realizar una faena que le llevaría mucho tiempo realizarla en solitario.

Representa esta actividad un magnífico ejemplo de ese espíritu de amistad, solidaridad y cooperación que caracteriza a la gente de nuestra campiña, gente buena, honrada y trabajadora que hace grande a este hermoso país.

Para el caso del corte de arroz, la gente humilde del campo no cuenta con grandes extensiones de terrenos sembrados de este grano, por lo que no requiere ni puede en muchos casos sufragar los gastos de una cosechadora mecánica de arroz. Es aquí entonces, donde se manifiesta la figura de la asociación comunitaria descrita: la junta.

Generalmente para este tipo de actividad, se "convida" (invita) a las personas por medio de visitas personales del "dueño de la junta" a sus casas o comunidades; también, en el caso de personas más alejadas, se les manda a "dar la razón" con alguno que viaje a los sitios donde residen.

En fin, para el día del evento se tiene todo dispuesto, y desde horas de la madrugada se comienza con las actividades de la cocina y para recibir a los "convidados". Una vez comienza la actividad, en este caso la Junta de Cortar Arroz, es impresionante ver como personas de todas las edades se apersonan a brindar su granito de arena para culminar con éxito la actividad.

Cada persona va entrando al arrozal y van cogiendo su "prado de corte" que no es más que la dirección que toma cortando el arroz para no entorpecer ni encontrarse con el compañero que va cortando al lado.

Las cuchillas de corte son instrumentos artesanales que constan de una hoja de metal, la cual está sujeta por un soporte de madera adherido a un manguito también de madera por donde se agarra entre la palma de la mano y los dedos.

En algunas regiones se le dice avión a la cuchilla. Su mango o agarradera es de madera o de cacho de vaca y la hoja o el filo se hace de los sunchos de barril, es decir, de las bandas de metal que sostienen las piezas de madera que forman el barril. También las hojas de las cuchillas se pueden hacer de materiales metálicos similares.

La hoja queda dispuesta de tal forma que al agarrar la espiga de arroz, esta es cortada a la altura inferior de la mano. Para que la misma quede bien sujeta a la hora de cortar se le pone un afianzador que no es más que una tira de hule o de cuero que se ata alrededor del dorso de la mano, dándole mayor sujeción al instrumento.

Se corta primeramente espiga por espiga, las cuales se van amontonando en la mano libre formando "mechones". Cuando se tienen varios de estos mechones, uno de los que va cortando, la persona que realiza esa faena, o en tal caso uno mismo, ajunta varios mechones los amarra con "ligas" (generalmente tiras elásticas de caucho) y conforma entonces una "manotada" ("manotá") de arroz. También se pueden amarrar con tiras de corteza de un árbol que se llama Poroporo.

Las manotadas se ponen en troncos o en algo visible para que sea más fácil recogerlas, posteriormente son amontonadas, revisando que no tengan comején para así hacer la colmena. Si el arrozal está en un terreno quebrado (colina) se van cargando las manotadas en sacos hasta el lugar más plano, o hacia las casas del dueño.

Si se estima que va a hacer buen tiempo, en el lugar, se dispone de un sitio donde confeccionar la "colmena" o "comején", que no es más que amontonar las manotadas de arroz una sobre otra hasta formar una especie de cerro en miniatura. La colmena debe tener una base de paja del mismo arroz para protegerla de la humedad de la tierra.

Esta colmena se realiza con el propósito de "sudar el arroz" recién cortado, es decir, que el mismo suelte la humedad que contiene para que una vez sudado pueda ser pilado (que suelte la cáscara y quede el grano limpio).

Para desgranar el arroz se utilizan varias formas, a saber: Con los pies. Esto se hace restregando la manotada con los pies. También se puede hacer apaleando la manotada con palo o garrote contra el suelo y apaleando también la manotada en una talanquera. Una talanquera debe estar a varios pies del suelo y está hecha de varitas. Este último método tiene la ventaja que al caer el grano entre las varitas, el viento lo deja limpio de polvo y paja. En los otros dos métodos hay que utilizar una batea para aventearlo.

Posteriormente se asolea el arroz desgranado y por último, el mismo es pilado ya sea en máquina o en pilón.

Ya pilado el arroz, el mismo es utilizado durante todo el año para el consumo familiar y en el mejor de los casos cuando hay excedente, para comercializarlo en el mercado rural.

Antaño era común escuchar algunas unidades de medida utilizadas en la cosecha y comercialización del arroz. Se hablaba de "Almú" que era una unidad de medida representada por veinte (20) manotadas de arroz si éste era cosechado en las tierras bajas o llanuras, o de treinta (30) manotadas si el mismo era cosechado en la montaña. La diferencia según nos explican se derivaba la cantidad producida por espiga según fuera el lugar (en las tierras bajas germinaba mayor cantidad por espiga).

Tal vez muchos de nuestros lectores se sorprendan de que esta actividad aún se lleve a cabo a pesar de los avances tecnológicos en materia de maquinaria. Sin embargo, es un muestra más de lo vivas que se mantienen nuestras costumbres. Estas manifestaciones de solidaridad y cooperación entre nuestra gente del campo, hoy cobran aún mayor importancia, ya que se constituyen en una especie de respuesta para hacerle frente a la globalización y al individualismo exagerado del mundo de hoy.

Como dato curioso, algunos de los concurrentes a las juntas además de aportar su día de trabajo, también cooperan llevando licor, o sea que además de la mano de obra aportan parte de la bebida.

Agradecemos a Compa Wayo y a El Pindincero por las explicaciones y además a Compa Wayo por varias de las fotos. Este reportaje contiene fotos de dos juntas celebradas en noviembre de 2005, en los arrozales de las familia De León Vargas en La Flor, corregimiento de Las Trancas, Distrito de Guararé, y la familia Jaén Combe en El Cedro, corregimiento de Santo Domingo de Las Tablas, ambos en la provincia de Los Santos.


Invita a tus amigos a visitarnos




¡Suscríbete a nuestras actualizaciones RSS 2.0!




Novela El Hombre de la Casa


Sancocho de Letras