Atlas y Calendario de Fiestas del Patrimonio Cultural de Panamá

Bandera InglesaEnglish

Inscríbete como Visitante Frecuente

Los Judas o Años Viejos


[Típico Judas de Año Viejo]

Típico Judas de Año Viejo


[Dada la picardía del humor panameño, siempre se ven personajes de la política criolla. Aquí vemos a René Luciani y a Eladio Fernández, protagonistas de la CSS en el 2006.]

Dada la picardía del humor panameño, siempre se ven personajes de la política criolla. Aquí vemos a René Luciani y a Eladio Fernández, protagonistas de la CSS en el 2006.


[Algunos de los Judas cuentan con ciertos adelantos en materia de robótica, ya que incorporan partes móviles, como este que saludaba a los transeúntes levantando su brazo.]

Algunos de los Judas cuentan con ciertos adelantos en materia de robótica, ya que incorporan partes móviles, como este que saludaba a los transeúntes levantando su brazo.


[Personajes de la farándula local, en este caso Bosco y Leslie, no escaparon a la creatividad de los artesanos de los Judas.]

Personajes de la farándula local, en este caso Bosco y Leslie, no escaparon a la creatividad de los artesanos de los Judas.


[En ocasiones, los Judas vienen en familia o en pequeños grupos.]

En ocasiones, los Judas vienen en familia o en pequeños grupos.


[Laura en América, fue uno de los Judas más elaborados que vimos este año.]

Laura en América, fue uno de los Judas más elaborados que vimos este año.


[Observen el cuidado con el que fueron hechas las uñas de Laura. Varias de nuestras corresponsales y foristas le envidiarían esas uñas.]

Observen el cuidado con el que fueron hechas las uñas de Laura. Varias de nuestras corresponsales y foristas le envidiarían esas uñas.


[Hasta Carlos Lee tuvo un Judas dedicado a su persona este año.]

Hasta Carlos Lee tuvo un Judas dedicado a su persona este año.


Por:

Marino Jaén Espinosa
2007-01-02

¿Quién en Panamá no ha visto durante los últimos días del año a estos personajes recostados de cercas o árboles? Estos muñecos desaparecen invariablemente a las 12:00a.m. del 1 de enero, consumidos por el fuego, y en su lugar quedan pilas de cenizas. Se trata de los Judas o Años Viejos.

Los Judas simbolizan el año que termina, con todo su bagaje que incluye momentos alegres y tristes. Estos muñecos se confeccionan usualmente con ropas viejas y se rellenan de paja u hojas secas o de papel periódico y otros materiales en ciertos casos. La mayoría posee un esqueleto constituido por una horqueta de madera o algún tubo. Para que el proceso de combustión sea más dramático, a los Judas se les rellena también con cohetes o bombitas. Como cabeza se utilizan diversos materiales tales como cocos, calabazas, bolsas de papel manila, almohadas y hasta latas.

Aunque muchos de los Judas son bastante sencillos, hay personas sumamente creativas y talentosas que los confeccionan para que se vean muy parecidos a personajes que han sido noticia durante el año que termina, tales como políticos, personajes de los medios de comunicación y hasta figuras internacionales. El que una persona sea elegida para ser representada mediante un Judas y posteriormente quemada a la media noche, no necesariamente tiene una connotación negativa o de irrespeto hacia la misma. Simplemente se le elige por ser alguien que desempeñó un papel destacada durante el año.

En muchas familias la confección del Año Viejo es una tradición decembrina tan importante como el armado del nacimiento o pesebre. La construcción de Judas conlleva muchas veces un trabajo de equipo en el que participan desde niños hasta personas mayores. Se puede contribuir donando la ropa, consiguiendo el material para el relleno y el esqueleto, adquiriendo los cohetes para rellenarlo (se debe procurar manejar este material con mucho cuidado y sólo por personas mayores de edad) o decorando detalles en la cabeza o cualquier rótulos que se le coloque al muñeco.

Luego de terminado, el Judas se coloca en un lugar visible para que los transeúntes puedan apreciarlo. Es un espectáculo muy interesante y divertido observar a estos personajes en las aceras o patios frontales de las casas.

Entre los lugares en donde más se conserva esta tradición podemos mencionar a poblaciones tales como Capira, Sajalices, El Espavé, Bejuco, Chame, Santa Clara, San Carlos, muchos sitios de la Península de Azuero y algunos barrios perisféricos de la ciudad capital.


Invita a tus amigos a visitarnos




¡Suscríbete a nuestras actualizaciones RSS 2.0!




Novela El Hombre de la Casa


Sancocho de Letras