Atlas y Calendario de Fiestas del Patrimonio Cultural de Panamá

Bandera InglesaEnglish

Inscríbete como Visitante Frecuente

Los Ranchitos de la Feria de la Naranja


[Este es uno de los ranchos típicos de la feria.]

Este es uno de los ranchos típicos de la feria.


[A menudo, familias enteras intervienen en la construcción del ranchito y luego se turnan para atenderlo durante los días de la actividad.]

A menudo, familias enteras intervienen en la construcción del ranchito y luego se turnan para atenderlo durante los días de la actividad.


[Los ranchos tienen mostradores hechos de fibra vegetal que sirven para colocar los artículos ofrecidos al público.]

Los ranchos tienen mostradores hechos de fibra vegetal que sirven para colocar los artículos ofrecidos al público.


[Algunos ranchos toman la forma de las artesanías cuyos dueños venden.]

Algunos ranchos toman la forma de las artesanías cuyos dueños venden.


[Siendo la Feria de la Naranja, otros ranchos utilizan esta fruta como elemento decorativo.]

Siendo la Feria de la Naranja, otros ranchos utilizan esta fruta como elemento decorativo.


Por:

Luis Alberto Camarena B
2010-02-27

Como ha venido ocurriendo durante los últimos veintinueve años, la Feria Nacional de La Naranja, de Churuquita Grande en el corregimiento Pajonal de Penonomé, se realizó una vez más, del 28 al 31 de enero, cumpliendo a cabalidad el objetivo de constituirse en una vitrina para que productores agropecuarios y artesanales de la provincia de Coclé, y especialmente los del área norte del distrito de Penonomé, exhiban y comercialicen sus productos.

Como consecuencia del desarrollo de la Feria de la Naranja, el turismo interno del distrito se dinamiza, atrayendo inclusive a extranjeros provenientes de los complejos turísticos del área de Antón, Río Hato y Coronado.

La feria también sirve de escenario para que grupos de proyección folklórica de diversos puntos del país demuestren sus habilidades interpretativas.

Otro de los aspectos sobresalientes y representativos de esta feria son sus famosos ranchitos, los cuales son confeccionados con materiales del medio, poniendo de manifiesto el ingenio y la creatividad de sus constructores.

El concurso de ranchos es también parte de la tradición de la Feria de la Naranja y cada año el jurado calificador es más exigente, ya que en años anteriores se calificaban básicamente solo dos aspectos: diseño y originalidad. En la actualidad se realza también la productividad, pues se ha introducido un nuevo elemento en la calificación: la variedad de productos que cada ranchito exhibe.

En entrevista concedida al autor de este reportaje, el señor Martín Mendoza y la señora María de los Santos Sánchez (en la foto), de la comunidad de La Mina del Bajo de Sofre, explicaron que entre la consecución y traslado de los materiales al área de la feria y la terminación del ranchito el tiempo empleado es de una semana, incluidos los cuatro días que toma la construcción en sí.

La madera puede ser de árbol de laurel, mangle o alcarreto. Las varillas son generalmente de matarrón, y las media paredes de bambú. Para el techo se utilizan pencas de la palma real.

Con respecto a los muebles rústicos los principales elementos utilizados en su confección son el bejuco cuatro caras que se coloca en los bordes de sillas y sillones, mientras que los asientos y los respaldares se hacen de madera del árbol llamado sangrillo. En cambio, para la confección de los muebles de varios niveles, se usa la fibra llamada verotillo, mientras que los bordes están rematados por el bejuco de matamba.

Aprovechamos este medio para felicitar a todos los artesanos que mediante su laboriosidad contribuyen de manera efectiva con la conservación del patrimonio cultural de nuestra nación.


Invita a tus amigos a visitarnos




¡Suscríbete a nuestras actualizaciones RSS 2.0!




Novela El Hombre de la Casa


Sancocho de Letras